Archives for the month of: January, 2015

Ayer le pedí a un caballo

que me llevara por las montañas de algodones,

pero no tenía fusta o justiciera,

y el galápago era una tortuga

llevándome al centro de la tierra

para probarme lo cobarde que es mi cola,

escondida entre las piernas de las mujeres…

Anoche soñé que estaba atrapado,

y desperté sin saber cómo me libero de todos los términos que designan a la estupidez.

Si sangre significa suave,

nada suave me aglomera,

y la nobleza está en las venas que la plata envenenó…

No te identifiques conmigo,

inventa una máquina grasienta,

una asesina en serie

capaz de escribir un poema extenso,

el universo necesita tiempo,

la luz de todas las estrellas muertas…

Antes era un ave,

y el cielo estaba despejado,

hasta que me obligaron a mirar a la tierra

como un animal fijado por la muerte.

Y encerrado entre el origen y el rechazo,

rechazo todo lo que me rechaza:

la docta, la criba, el juicio y lo fácil…

Cada verso es un noviazgo,

el soneto un suspiro espeso y blanco,

y el poema:

la relación conmigo mismo,

mientras vuelo como un observatorio

sobre las piernas bronceadas de la prosa…

Cuando escribo de amor

es porque anhelo al amor,

a una mujer que me ayude

a no pensar en la máquina del tiempo,

pero cuando escribo sobre la muerte

es porque anhelo a la muerte,

al viento moviendo a las rocas…

A veces siento que he cumplido mi tiempo en casa,

y salgo a cubrir los cielos,

a llenar tanto vacío,

pero nadie quiere abrazar a un poema,

prefieren sumergir las manos en agua fría…

Era como una canción,

y olía como el talco fresco del pan,

cuando era hijo del Sol,

cuando mi cuerpo tenía el mismo color del mar,

y me levantaba cada mañana

con una erección perpetua…

Cierro mis ojos aguados,

y me alejo como una nube loca y oscura,

tengo la forma de los océanos,

sin principio o fin,

narrando una historia…