Era como una canción,

y olía como el talco fresco del pan,

cuando era hijo del Sol,

cuando mi cuerpo tenía el mismo color del mar,

y me levantaba cada mañana

con una erección perpetua…