Cada verso es un noviazgo,

el soneto un suspiro espeso y blanco,

y el poema:

la relación conmigo mismo,

mientras vuelo como un observatorio

sobre las piernas bronceadas de la prosa…