Ayer le pedí a un caballo

que me llevara por las montañas de algodones,

pero no tenía fusta o justiciera,

y el galápago era una tortuga

llevándome al centro de la tierra

para probarme lo cobarde que es mi cola,

escondida entre las piernas de las mujeres…