Sólo deja que me diluya para que todo sea más poético,

separa la impureza de mis deseos,

y no confundas a la materia

con el tratado de un medicamento,

porque mi herejía es el dogma que tú has establecido,

cuando no hacemos el amor,

y los dos estamos solos en los rascacielos de un latifundio…