Los otros,

la responsabilidad del hombre,

concreta lo que se abstrae,

y une lo que separa,

hasta desmayar

como una vieja máquina embrujada…