Cuento las palabras,

las palabras son reclusas,

peligrosas en el patio,

inofensivas entre los barrotes,

y paso revista por las noches,

para volver a ver su brillo opaco…