Archives for the month of: March, 2015

La sustancia es como la razón,

una pesada piedra pensante

que a veces duda de su yo,

de la verdad o de la medición variable,

y que trata de llenar el vacío,

como si el vacío dejara de ser vacío

por la natural ilusión de sus padres…

Felissa,

estés donde estés,

ya no le temo al amor,

ya no le temo al rechazo,

todos somos animales de Dios,

cantando un villancico,

gritando un gol,

o quemando la plata…

Un cangrejo te devoró por dentro,

sin que la muerte me tapara la cara,

y mientras tú perdías el apetito,

yo te preparaba sopitas,

y mientras tú ronroneabas cuando estábamos juntos,

yo te mojaba la nariz con mis ojos aguados…

Duerme,

así mueren los justos,

ya te liberaste del cuerpo,

y de esa esquiva fortuna,

ahora vete cantando como un cisne…

No me interesan los siglos de los siglos,

o el mañana del mañana.

Mi único interés está en quienes amo,

desde que esculcaba el closet de mi abuela,

y encontraba mis primeras eternidades…

Camino descalzo como una carmelita

sobre el duramen de un oscuro pasillo,

o me encierro

como los labios verdes de una planta carnívora en la ultratumba,

abrazando cualquier bebida caliente,

como Lázaro envuelto entre las ramas,

y el follaje de un lienzo de Rembrandt…

Un poeta suele ser fecundo,

cuando las semillas son hembras,

aplaudiendo el nacimiento de sus huevos en el desierto,

pero un poeta suele tardar en volver a dar vida,

y sus versos se confunden con los valores simbólicos de la época…

Mientras la tarde pinta el cielo con mostaza,

quisiera cambiar a Jesucristo por aceite de tiburón,

a Marco Polo por una noche oscura y despejada,

a Pitágoras por una serpiente que no produzca miedo,

a la pechuga de un ave por el libro de Juan Salvador Gaviota,

y a los imperios por un mundo

donde nadie mande sobre todas las cosas…

Me es urgente volverme poesía,

abandonar el periodismo,

unir con otros lazos mi estadía en la tierra,

y volver a pegar mis huesos

hasta encontrarme con ella…