Camino descalzo como una carmelita

sobre el duramen de un oscuro pasillo,

o me encierro

como los labios verdes de una planta carnívora en la ultratumba,

abrazando cualquier bebida caliente,

como Lázaro envuelto entre las ramas,

y el follaje de un lienzo de Rembrandt…