No me interesan los siglos de los siglos,

o el mañana del mañana.

Mi único interés está en quienes amo,

desde que esculcaba el closet de mi abuela,

y encontraba mis primeras eternidades…