Un cangrejo te devoró por dentro,

sin que la muerte me tapara la cara,

y mientras tú perdías el apetito,

yo te preparaba sopitas,

y mientras tú ronroneabas cuando estábamos juntos,

yo te mojaba la nariz con mis ojos aguados…