Felissa,

estés donde estés,

ya no le temo al amor,

ya no le temo al rechazo,

todos somos animales de Dios,

cantando un villancico,

gritando un gol,

o quemando la plata…