La sustancia es como la razón,

una pesada piedra pensante

que a veces duda de su yo,

de la verdad o de la medición variable,

y que trata de llenar el vacío,

como si el vacío dejara de ser vacío

por la natural ilusión de sus padres…