Iba en un cohete,

en el cuerpo de una mala idea,

luego anclé mi corazón

como el juguete de un niño

flotando en la bañera,

y hoy vuelvo a ser otro,

la fuerza del viento, la sangre y el agua,

endulzando a la luz

con una lámpara de petróleo…