Escucho perros ladrando,

debe ser un marsupial ensangrentado

caminando sobre el muro de tu casa,

y escucho disparos,

los truenos de un martillo celestial,

deben ser los ventrílocuos en mi cabeza…