Escucho balbucear los labios de un niño

antes de convertirse en problema.

Escucho las palabras de un piano ofreciéndome ayuda,

y cocino toda la amargura de un chocolate

para caminar en la arena…