Entono como un caudillo a de Greiff

para consolar mis penas,
y me imagino en una plaza

compartiendo las trascendentales emociones de la cosa,
las relaciones con las plantas, los niños y las musas,
simplificando la totalidad en el ir y venir

con la misma fuerza natural de las olas…