No necesito piernas

aunque mis rodillas sufran los dolores de un anciano.

No necesito piernas

para secar las alas cansadas de una dama,

pero en la Ítaca moderna

el camino se acorta por la cosa,

y las nubes son de plata…