Llevo días tratando de escribir estas líneas,

mientras dejo caer las colillas de mis cigarrillos

sobre el esternón hundido de un cenicero,

tratando de despertar los poderes sobrenaturales

de todas las momias de Egipto…