No me preocupa en qué lengua voy a morir (Borges),
y sin repetir ideas hilantes

o muestras metafóricas,
borro al escritor para dibujar la boca hambrienta
de una biblioteca vacía…