No me preguntes para dónde voy,

que siempre voy para mi casa,

allá mis manos son como un lápiz de madera,

la energía acumula lentos movimientos,

mis ojos lloran jugo de aceituna,

y mi alma viaja hace dos mil años…