Solo,

y sin fuerza para cambiar la vida,

también respiro con los oídos,

sueño,

me culpo,

y soy segundo como el viento

cuando me piden ayuda…