Todavía no estoy lo suficientemente solo

como para empinarme sobre un montón de libros,

y llamar a los rayos mariposas,

o para desnudarme como las ondas del agua,

y viajar en distintas direcciones,

sobretodo cuando perturben a ‘las hijas del viento’,

con rocas untadas de sangre…