Me enfrento a una hoja en blanco,

le hablo a una estatua,

forcejeo con ella

sin que la dialéctica sea dialéctica

hasta que me desnudo,

le pago con un centavo magenta,

y ella me acepta

como una noble prostituta…