Respiro con trabajo,

y aún escucho el ruido ensordecedor de una fábrica de azúcar:

¿qué tacto, qué signo o emblema?

Si sólo soy un puñal sin clanes o tribus antiguas,

lanzando un pedacito de libro al idioma…