Soy poeta,

tiemblo mientras escribo,

no cambio la vocación,

tampoco cambio de amigos,

y ando como un andariego,

a veces piso un techo frío,

o cosecho como la luna el folclore del cielo,

con la sangre caliente de un vino oscuro…