Y cuando retorno y siempre retorno,

otro hombre habla con mi lengua,

acariciando a la musa de mis entrañas.

Y cuando me largo y siempre me largo,

otra mujer suda por mis poros,

escapando como el humo del tabaco…