Los labios se quiebran,

la noche tiene colmillos,

los ríos drenan la sangre,

y la tierra suena y retumba

como si miles de bestias

tocaran la piel de un tambor…