Las palabras son como perritos velando por el sentido del hombre…

No te escondas como yo, confundiendo el polvo con neblina,

porque detrás de las cortinas no hay dioses ni héroes,

sólo gente común volviéndose vieja…