Ayer no pude soltar mi lengua,

como si fuese un perro que muerde,

pero dicen que obedecer es saber escuchar

a los sonidos de la noche,

y prometo volver a reunirme,

y con palabras justificar el designio

como la familia etimológica de Dante…