Zoraida,

Tienes una sonrisa que viene desde arriba,

desde donde se salvan los ríos, las familias y los hijos,

como si se tratara de Moscú para el poeta Alberti…

 

Zoraida,

¿Aún tienes de hija a esa hermana que nunca tuvo hermanos?

Y aunque no espero lealtades por parte de un arroyo,

¿la historia de un cautivo se vive cuántas veces?