Quiero llorar,

 

sólo creo en la muerte,

 

en el primer poema del año,

 

y cantando en el bus del colegio,

 

o castigado en la biblioteca,

 

la cualidad del tiempo fue durar para siempre,

 

como la mandíbula, el cráneo y los dientes…