Conocí un par de ojos grandes,

dos nudos salientes para la feria

pero sólo me miraron,

oponiéndose al estímulo,

cuando les conté todo lo que sabía

sobre el polen, los mariscos y la sarna…