El ventilador se cae

para lavarme con sangre la boca,

el sol se esconde

para mostrarme la tenuidad de la luna

y los días acaban desnudos,

como mis sesos

entre tus pechos desnudos…