Sé por mi madre que viajas,

sé por mi alma que hace tiempo eres libre…

Confieso que todavía espero tus palabras,

tu silencio generoso,

tus amigables arrugas

y la magia de tu palito de madera…