Me espera un pedazo de hierro

y un óleo sobre tela,

dos escorpiones bailando

sobre la sangre seca

de un mueble frío…