Extraño el triángulo cristalino

de la montaña,

rechinan los dientes estresados

de los caballos

y cargo dos costales

sobre el lomo sudoroso

de mis libros…