El río huele a fua,

debe ser el aliento de Dios,

creciendo como perejil,

sobre el aceite de las rocas

o de pronto es el éxodo

de un alma errante,

una flecha de aluminio…