No dejes que me conviertan en un Dios,

a los dioses los destruyen

y ninguno regresa al mundo.

¿Para qué distinguir entre

el bien y el mal?

El fin del retorno es el

comienzo de un poema tuyo…