Veo lo que oigo,

miro lo que escucho,

siento lo que me provoca,

sesos, sentencias y secuaces,

destruyendo las imágenes

que no puedo ver en los

espejos analíticos de la mirada…