Pensando en los signos,

la suerte y el misterio,

nació el pensamiento,

lo perecedero y corrupto,

la sangre amarilla de la niebla,

saliendo por los poros

de una jarra de cerveza…