Cambia un muro de piedra

por un puente de oro,

escucha la cuchara

de tu hermano

lamiendo el plato

y verás que ningún

tamaño es fijo…