Sin viajar al mar de las nubes flotantes,

donde vamos los hombres perdidos,

los expulsados por el vientre de la tierra,

viviré como una palabra sensata,

entre mejillas muertas de miedo…