Los poemas no hablan

pero abundan como

la brevedad del tiempo

y pueden cambiar los

juguetes de los niños,

distanciar las certezas,

desafiar la razón,

la lógica es de vidrio…