Mirar para volver a mirar,

las estrellas son puntos de vista,

el cielo no tapa los ojos,

entre la estética de Hegel

y el perverso polimorfo de Freud,

nacieron dos piernas de yeso…