Siento que moriré viejo,

los niños imponen la escala

y las mitades de la vida,

también son mitades poéticas,

creaciones mortales,

apareciendo como paisajes

en el yo del poeta…