En el horizonte está la

subjetividad del niño,

aprendiendo a hablar con

la mirada de un perro,

cambiando la ley por

el placentero refugio

de un árbol…