Soy veinte veces más fuerte,

cuando la mar me regala su energía

y dejo atrás un ejército de tábanos,

persiguiendo la sangre de las flores,

el sudor de un caballito de madera…