Creo que puedo vivir solo,

en el suburbio de las palabras,

entre palabras muy serias,

atrapado en el poema que no existe,

como no existe el miedo que siento,

caminando libre por la calle…