Debo madurar

y transformar las ausencias,

como la lengua creciente

de una orquídea,

transformando el sabor de la carne…